Parque Eólico Amayo

Es el primer proyecto de energía eólica en Nicaragua.

El Parque Eólico Amayo, propiedad del consorcio del mismo nombre, se construyó en Rivas, a 128 kilómetros de Managua, donde existen vientos muy intensos y constantes.

El parque está compuesto por 19 aerogeneradores, de 125 metros de altura y 400 toneladas de peso, que producirán energía eléctrica para unas 320 mil familias. Cada aerogenerador tiene capacidad para producir 2.1 mega.

La obra, cuyo costo ascendió a 95 millones de dólares (71.2 millones prestados por el Banco Centroamericano de Integración Económica, BCIE), forma parte de los esfuerzos por sustituir la matriz energética del país, dependiente en un 80 por ciento del crudo y sus derivados.


El proyecto también contribuirá a la descontaminación del ambiente, ya que reemplazará 40 megavatios de energía térmica, que producen 137 mil toneladas de dióxido de carbono al año.

Desafíos



La ejecución de la obra enfrentó a varios desafíos a los constructores, que finalmente tuvieron un desenlace feliz.

El primer reto fue trabajar en el período lluvioso, ya que la obra inició en mayo de 2008, y en un terreno arcilloso, que hizo perder varios días a la empresa en vista de la dificultad de producir concreto con esas características climáticas.

Según la constructora, en esos días se interrumpió tanto la colocación de concreto como la construcción de caminos.

El proyecto fue concluido exitosamente en diciembre del mismo año.

Reto técnico



La construcción de las bases de las torres, con forma cónica invertida (12.4 metros de diámetro de en la parte inferior y seis metros en la parte superior) significó otro reto.

La parte inferior consistía de 324 m3 de concreto de 3600 psi, mientras que su cuello superior consistía de 34 m3 de concreto, de 7000 psi. La resistencia de estos cuellos fue especificada improvisadamente durante la ejecución de la obra, llevando a la necesidad de un diseño de laboratorio. El diseño resultó requerir 637.5 kgs de cemento por m3 de concreto. El reto era aun mayor, ya que fue la primera vez en Nicaragua que una obra requería resistencias mayores a 5000 psi.

A pesar que los especialistas nacionales concluyeron que los cuellos obtendrían la resistencia de 7000 psi a los 90 días por si solos, el cliente decidió instalar un grout especial para torres eólicas.

Para la ejecución de este proyecto se realizó un movimiento de tierra de más de 60,000 mt3, y se utilizaron 700 toneladas de acero de refuerzo.

 

Datos y cifras
Diseño civil y estructural Socoin
Contratista general Socoin
Electromecánico Suzlon
Geología y suelos Lamsa
Subcontratista Coperco
Volumen de concreto 9,000 M³
Cantidad de cementos 4,500 toneladas