“Disensa vino a darnos ese plus que necesitábamos”

 
kiandy disensa
  • Propietarios de la Ferretería Kiandy, en Puerto Cabezas, cuentan su experiencia como parte de Disensa, la red de franquicias ferreteras más grande de Nicaragua.

 

Dennis Fernández y Brenda Fernández son los propietarios de Ferretería Kiandy, en Puerto Cabezas. Desde abril del 2018 se afiliaron a la franquicia Disensa que llego a Nicaragua de la mano de Holcim siendo la cadena ferretera más grande del país con 71 puestos de venta y la más grande a nivel latinoamericano.

 

Puerto Cabezas se ubica en la región autónoma del caribe norte con una mezcla de culturas e idiomas, se habla español, inglés, miskito, sumo garífuna y rama. Justo de esa mezcla de nombres y una historia familiar nace el nombre de Ferretería Kiandy, el padre del propietario se adentraba en las comunidades indígenas a vender dulces y se le conocía como Candyman, al iniciar su negocio en la ciudad decidió mezclarlo por las pronunciaciones y de ahí surgió “Kiandy”. Dos generaciones ahora llevan ese nombre.

 

Con la franquicia Disensa esperan robustecer su negocio familiar y ofrecer un mejor servicio a sus clientes. “Es un orgullo para nosotros ser parte de Disensa, una red tan importante a nivel internacional. Con su programa de lealtad y su sistema de promociones, Disensa vino a darnos ese plus que necesitábamos”, comenta Dennis.

 

Brenda, copropietaria, también cree que “Disensa nos da un mayor soporte. Nuestro propósito es crecer, multiplicar las ventas. Nosotros queremos dar a conocer todos nuestros productos, el cemento Holcim entre ellos, para ser la ferretería número uno como nos hemos posicionado hasta ahora”.

 

kiandy disensa fachada

Sus propietarios reciben asesoría directa de la franquicia, con la que pueden orientar mejor a su clientela.

 

“En la ferretería los clientes también están muy activos con PrograMÁS. A la hora de comprar sus bolsas de cemento, les damos su llavero, se activan inmediatamente y les estamos dando seguimiento con su puntuación. Entonces, la gente vuelve, vuelve y vuelve… eso es muy importante”, cuenta Dennis.

 

Los propietarios presumen que en su ferretería los clientes pueden encontrar “desde un clavo hasta lo más grande””. La asesoría, la calidad y los precios también tienen contentos a los consumidores, sostienen.

 

La visión con Ferretería Kiandy, de acuerdo a sus propietarios, es continuar creciendo y en esa ruta, don Dennis ya ha empezado a trabajar con clientes de Bonanza, Siuna, Rosita y Waslala. “Mi visión va más allá de Puerto Cabezas. Queremos seguir trabajando y crecer con Disensa”, apunta.