Estudiantes de Nagarote y Cofradía recibieron mochilas con útiles escolares

03.13.2015
 

Este 2015, más de cien estudiantes en edades de preescolar y primaria, de las comunidades de Nagarote y Cofradía, iniciaron las clases con sus útiles escolares completos, al recibir una mochila totalmente equipada con material escolar.

La entrega de ciento ochenta mochilas fue posible gracias al esfuerzo que realizó Holcim (Nicaragua), en conjunto con el Proyecto Hermanamiento Norwalk-Nagarote, miembros del Comité de Acción Participativa (CAP), el MINED y las alcaldías de ambas comunidades, beneficiando a las escuelas más vulnerables y con mayor número de estudiantes de bajos recursos económicos.

Los centros beneficiados en Nagarote fueron Preescolar Sonrisa de Darling y Preescolar Tomás Martínez; en Cofradía fueron las Escuelas Rubén Darío, San Martín y San Francisco de Asís.

Según Dionisio Sáenz, director ejecutivo del Instituto Holcim para el Desarrollo Sostenible (IHDS), la iniciativa contó con una inversión de aproximadamente tres mil dólares y, en el transcurso del año, se seguirán entregando mochilas en otros centros educativos vecinos a las plantas de operación de la compañía, que beneficiarán a un total de 250 estudiantes.

“Este tipo de soporte asegura una mayor motivación para matricularse y tener un menor índice de deserción educativa, con resultados sociales de positivo impacto en la educación a nivel local, el fortalecimiento de la organización comunitaria y la coordinación interinstitucional, en especial con autoridades del MINED y otras organizaciones relacionadas”, afirmó Sáenz.

Lesbia Marisol Peña, directora de la Escuela Rubén Darío y miembro del CAP de Cofradía, expresó que “fue una experiencia importante, porque se benefició a estudiantes cuyos padres no pueden conseguirles el material, además logramos que los padres se involucraran y eso es un apoyo y un compromiso para ellos, para que sus hijos no se retiren del centro”. Los donativos se entregaron en las instalaciones del Preescolar Sonrisa de Darling, donde se realizó un acto que contó con la participación de los estudiantes, padres de familia, directores, docentes, autoridades locales, autoridades de Holcim (Nicaragua), entre otras personas.

Holcim (Nicaragua) también ha participado en otros proyectos realizados en las comunidades cercanas a las Plantas de Operaciones. “Brindó su apoyo para la construcción de la Casa de la Cultura y de la Biblioteca Municipal en Nagarote, incluyendo la dotación de computadoras, mobiliario y el periódico reequipamiento de material educativo e investigativo para la misma; aportó para la construcción de un muro perimetral y la reparación de techos en la Escuela Rubén Darío, en Cofradía”, mencionó el director del Instituto Holcim para el Desarrollo Sostenible (IHDS).

Construyeron para sus hijos y la comunidad
Adicional a la entrega de mochilas, también se realizó la entrega de treinta sillas y seis mesas a la dirección del Preescolar Sonrisa de Darling, elaboradas con madera de polines que donó la Planta de Cemento Nagarote.

El mobiliario fue construido por los mismos padres de familia de estudiantes de ese centro educativo, por colaboradores de la compañía, miembros del CAP y cruz rojistas del municipio de Nagarote.

La iniciativa de sillas y muebles surge después de que el proyecto Hermanamiento Norwalk–Nagarote, una ONG con 20 años de trabajar por la niñez y juventud del municipio, identificara que el barrio Jerónimo tenía mayores problemas de delincuencia juvenil y necesidades de apoyo social, por lo que decidió apadrinar a los niños del Preescolar Sonrisa de Darling, ubicado en dicho barrio.

“En un inicio el preescolar contaba con una matrícula de siete u ochos estudiantes, pero fue aumentando a 60, es bueno, pero eso implicaba que teníamos que mejorar infraestructura y servicio, de ahí nació el proyecto de la donación de los pupitres y mesas que donó Holcim”, explicó Miguel Salinas, director del proyecto y miembro del CAP Nagarote.

“No habían tantas sillas y mesas para los niños matriculados y los que tenían no estaban en buen estado. Holcim mandó los polines y compró herramientas de carpintería para que los padres trabajaran con nosotros”, agregó Salinas.

Entre el proyecto Norwalk y Holcim pagaron al carpintero que enseñó a los voluntarios a elaborar el mobiliario.

Anteriormente, Holcim (Nicaragua) también apoyó con la donación de polines, para la construcción de un aula de clases que “era como un ranchito y que ahora es donde damos las clases de reforzamiento escolar. Si no tuviéramos ese espacio tendríamos que estar debajo de un árbol dándole clases a los estudiantes”, aseguró Salinas.

“La educación es el camino para vencer muchos obstáculos que tenemos en el país y todo lo que tenga que ver en inversión inteligente, en educación es buenísimo y eso hizo Holcim, porque hay organismos y grupos que dan dinero a los padres y eso no es ni inteligente, ni sostenible, porque el dinero se puede ocupar en otras cosas. Dar muebles y dar herramientas fue lo correcto”, concluyó.