Planta De Tratamiento De Aguas Residuales De Managua

 

El lago Xolotlán o Lago de Managua recibió desde 1927 los desechos líquidos de decenas de empresas y millones de habitantes de la capital a través de 17 desaguaderos sin controles ni filtros.

El gobierno de la época ordenó desviar los cauces hacia el manto de agua, mientras planificaba el sistema de alcantarillado, el que no fue una realidad hasta el 2007, cuando se terminó el tendido de 32 kilómetros de tuberías subterráneas que confluyen en la planta de saneamiento.

La Planta de tratamiento de aguas residuales de Managua o Planta de tratamiento de aguas servidas Augusto C. Sandino, inaugurada el 20 de febrero de 2009, procesa el agua residual de toda el área metropolitana de Managua antes de ser depositada en el lago. Esta planta está ubicada a orillas del Xolotlán y tiene capacidad para procesar hasta 180 mil m³ de aguas residuales por día.

La construcción de la obra duró 3 años, conforme el tiempo programado, y es única en Centroamérica.

 

Estructura de la planta

 

Dentro de las características del proceso constructivo tenemos que se utilizaron 4000 toneladas de acero reforzado. Otra de las particularidades de este proyecto fue la formaleta utilizada, la cual era curva y flexible, importada desde Arabia Saudita. En este proyecto se encuentran instalados 4 digestores que tienen 24 metros de diámetro y 9.65 metros de altura cada uno. Estos digestores están cubiertos con losas de 40 centímetros de espesor, con un peso de 540 toneladas. Así mismo, se instalaron 6 filtros de goteo anaeróbicos de 25 metros de diámetro y 8 metros de altura cada uno. La construcción de la planta la realizó la firma inglesa Biwater International, cuyos técnicos, según el proyecto, se encargarán de operar y administrar la planta por los próximos cinco años, brindando capacitación a los funcionarios de Enacal, quienes la recibirán en nombre del Estado hasta en el año 2014.

 

Proceso de tratamiento

 

El tratamiento comienza con el proceso separación de todos los objetos sólidos que llegan con las aguas negras, en la cual se incluye la separación de arenas y grasas. Un sedimentador primario, que utiliza un sistema llamado "lamelas", en los grandes tanques de concreto de seis o siete metros de altura, funciona como filtro aireado biológico al hacer circular el agua por grandes placas de plástico. El agua que parcialmente está filtrada después llega al sedimentador secundario, otros tanques con lamelas donde se le aplica el mismo proceso pero más refinado. Finalmente, el líquido se envía a una estación de bombeo, donde se impulsa el agua al lago. La planta de tratamiento de aguas residuales no funcionará por medio de tratamientos químicos o bacteriológicos, por lo que será un filtrado total. La planta también cuenta con un sistema de lodo que produce tierra fértil para ser usados en la agricultura.

 

A recuperar el lago

 

Una vez que se haya saneado el lago Xolotlán permitirá a la ciudad tener un centro de esparcimiento y recreación. Asimismo tendrá un impacto en la calidad de vida de la población asentada en las costas del cuerpo de agua.

 

 
Datos y cifras
 
Inversión total $US 86 millones
Cooperación alemana $US 36 millones
Préstamo BID $US 30 millones
Préstamo de Fondo Nórdico de Desarrollo $US 12 millones
Fondos propios de Enacal $US 8 millones
Volumen de concreto 22,000 mt 3
Cantidad de cementos 9500 toneladas

Constructores

La obra estuvo a cargo de la empresa inglesa Biwater, que realizó la planificación de la construcción, el diseño electromecánico y el diseño civil y estructural. Los estudios de suelos los realizó Nicasolum y como subcontratista trabajó Coperco de Nicaragua.