Escuela de Cofradía

01.07.2014
 

Una cerca de alambres de púas con zinc viejo, era lo único que resguardaba a 400 estudiantes de primaria y secundaria, en la Escuela Rubén Darío, del municipio de Cofradía.

Una visita que realizó Holcim al centro fue la oportunidad para que sus representantes plantearán la necesidad de construir su muro perimetral.

Y el sueño se hizo realidad...

Lesbia Marisol Peña, Directora de la escuela, nos contó: “La construcción del muro era un sueño y ahora estamos más tranquilos al saber que los niños están más seguros, porque el peligro siempre estaba latente”.

El proyecto se realizó en conjunto con el CAP, de Cofradía, se trataba de la construcción de un muro de 74 metros lineales y 2.5 metros de alto. El aporte de la empresa fue en efectivo con un monto de 97,030 córdobas, y materiales de construcción como arena y piedrín.

Y la historia no terminó ahí…

“Después de terminar el proyecto del muro, miramos la necesidad de tener una pequeña biblioteca y teníamos unos libros donados por Visión Mundial, pero no teníamos espacio para hacer la biblioteca”, explicó Lesbia Marisol Peña.

Es así como los padres de familia y miembros del CAP se dieron a la tarea de construir y acondicionar un aula de tres por siete metros.

Holcim donó polines que fueron utilizados para dividir el aula, creando un espacio para la biblioteca y otro para la oficina de la dirección escolar. También se utilizaron para la construcción de divisiones en los servicios higiénicos.

“Nosotros teníamos como dirección de la escuela un local pequeño, donde el techo era muy bajo, pues no era una aula, sino una bodega. Luego de terminar de acondicionar el nuevo local, trasladamos los servicios al lugar”, agregó la directora del centro escolar.

José Antonio Mejía, estudiante de la Escuela Rubén Darío, en representación de la comunidad educativa, agradeció a la empresa:"Agradecemos a Holcim, porque sabe que nosotros necesitamos una educación con protección”, dijo José Mejía.