La importancia de los primeros años

02.13.2015
 

Colaboradores de Holcim (Nicaragua), cruz rojistas y pobladores de los barrios cercanos al preescolar comunitario Sonrisa de Darling, que se localiza en el municipio de Nagarote, aprendieron algo nuevo sobre carpintería para tener listas las 30 sillas y las 10 mesas que utilizarán, este año, los 54 niños y niñas que estudiarán en el preescolar.

El grupo de “artesanos, que surgió en octubre del año pasado,  también se conformó de padres y madres de familia, quienes elaboraron los muebles con madera de los polines, en donde se estiban las bolsas de cemento Fuerte de Holcim.

Keydi Escobar, es madre de la niña Teresa Baca Escobar, de cinco años de edad, quien es alumna del preescolar Sonrisa de Darling. Esta ama de casa, con orgullo contó que aprendió diversas técnicas de carpintería y pintura con el objetivo de ayudar a elaborar las sillas y mesas en las que estudiarán los compañeritos de clase de su hija.

“Aprendí de todo un poco, yo creía que la carpintería solo era para hombres, pero las mujeres nos rifamos a ayudar para que el preescolar tuviera sus muebles, éramos casi 20 mujeres que recibimos capacitaciones. Aprendí a lijar el polín, a clavar, a tomar medidas, a pintar y armar las sillas. Yo me siento agradecida primero con Dios y también con Holcim, porque pude aprender hacer cosas y ahora ya sé lo que puedo, y lo que necesito de materiales, para hacer mis propios muebles”, refirió Escobar.

Por la educación inicial

La iniciativa de apoyar a este centro escolar surgió el año pasado por el Comité de Acción Participativa de Nagarote, del que es miembro Ricardo Rivera, trabajador del organismo Norwalk.

“En Norwalk, como hermanamiento, y en el comité, priorizamos los programas de educación y la primera enseñanza como la que se imparte en el preescolar Sonrisa de Darling, que es importante para el desarrollo de la niñez, por eso la donación de los muebles, las sillas y mesas ayudarán a los niños, además se logró involucrar a los padres de familia y a otros miembros de la comunidad en su elaboración”, explicó Rivera.

La entrega de los muebles se realizó en el preescolar comunitario en donde se hicieron presentes autoridades locales, miembros del comité, pobladores, colaborados de Holcim (Nicaragua) y los mejores estudiantes de los centros de primaria Rubén Darío, San Francisco y San Martín, así como de las escuelitas Sonrisa de Darling y Tomás Martínez, todos de la zona urbana de Nagarote.

Marcia Leiva, profesional de Responsabilidad Social Empresarial para Holcim (Nicaragua), explicó que en esta ocasión la compañía apoyó con útiles escolares a cinco centros educativos de Nagarote, así como a otros dos ubicados cerca de las Plantas de Concreto y Agregados de Holcim (Nicaragua), ubicadas en Managua, “en total se entregarán 180 mochilas con útiles escolares como apoyo para el proceso de aprendizaje de niños y niñas de primero y segundo grado”.

Estos centros educativos fueron seleccionados, porque los estudiantes que asisten no cuentan con suficientes recursos económicos y los maestros en algunos casos son voluntarios apoyados por la comunidad y la municipalidad que los capacita.

“Queremos fomentar la educación pues es uno de nuestros pilares fundamentales. Consideramos que con esta iniciativa vamos a contribuir de una manera positiva al desarrollo de la niñez en sus estudios para que sean mejores profesionales en el futuro y además tendremos una mayor retención escolar”, afirmó Leiva.

Ricardo Rivera, consideró de suma importancia la enseñanza de las primeras letras, “queremos hacerles llegar el mensaje del comité sobre lo importante que es la educación inicial, porque deja huella para toda la vida”.

En memoria de estudiante

Darling era una niña que quería aprender a leer y escribir cuando murió en un accidente de carretera, en Nagarote. La pequeña tenía que cruzar la vía para poder asistir a la escuela que le quedaba al otro lado del pueblo. En su memoria existe desde hace más de 10 años el preescolar comunitario Sonrisa de Darling, apoyado por la comunidad y una iglesia evangélica del lugar.

Yessika Zelaya, es una de las docentes que atiende a los infantes del preescolar Sonrisa de Darling. “Tenemos niños y niñas de tres, cuatro y cinco años, somos dos profesoras y dos voluntarios los que trabajamos en la escuelita. Me siento agradecida con el apoyo que nos dan, porque los padres son de escasos recursos económicos, es una alegría que nos donen muebles para los estudiantes, todos estamos emocionados”, comentó la profesora Zelaya.

El Ministerio de Educación (Mined) en Nagarote evalúa los proyectos que el Comité de Acción Participativa quiere desarrollar en el preescolar. “Queremos contribuir en la escuelita con una biblioteca, la más cercana está al otro lado de la carretera y los estudiantes tienen que cruzarla, queremos a través del comité gestionar una biblioteca para que la escuela también le sirva a estudiantes de otros centros. La iniciativa es darle, además de un mejor mobiliario, un local con una infraestructura adecuada y para ello estamos en coordinaciones con el Mined”, señaló Marcia Leiva.

“Estamos claros que solo a través de una niñez educada Nicaragua saldrá adelante y las familias necesitan profesionales que salgan adelante y que puedan desarrollarse. En nuestra comunidad este apoyo que brinda Holcim y el comité es una garantía para que los niños sigan adelante, es un aporte muy significativo para la educación que impulsa el buen gobierno que tenemos”, expresó por su parte el licenciado Mario Alemán, delegado municipal del Mined Nagarote.

En el 2014 el preescolar Tomás Martínez, de Nagarote, fue beneficiado con la donación de 30 piezas, entre sillas, mesas, bancas y otros muebles elaborados por colaboradores de la Planta de Cemento Nagarote.